Castillo de Valderrobres.

En la parte alta de la localidad de Valderrobres se levanta un castillo que preside el lugar majestuosamente. Desde su interior se pueden contemplar amplias vistas del valle del Matarraña.

La historia que documenta el Castillo de Valderrobres tiene sus inicios a finales del siglo XII y es una de las principales fortalezas de época gótica que existen en Aragón. Su fachada es majestuosa. La obra presenta una serie de elementos que son propios de los edificios góticos civiles o militares que se extienden por toda la Corona de Aragón.

 

Entre sus dependencias destacan la sala de las Caballerizas, la sala Capitular, el salón de las Chimeneas, una gran cocina, la sala de los Leones y la Cámara Dorada. La planta del recinto es de forma hexagonal irregular, adaptándose al terreno donde se asienta, con todos sus lados rectos, pero desiguales. En sus vértices hay cubos de mayor altura que el muro, rematándolo todo con almenas defensivas comunicadas por un camino de ronda. Su ordenación interior es la acostumbrada, con salas alrededor de un patio descubierto rodeado por una barrera de gran altura. La mitad septentrional del castillo es de carácter más militarista.

 

El recinto se compone de tres niveles intermedios más uno superior o terraza. Tienen ventanas y vanos de formas diferentes según los pisos. En el primer piso se abren una serie de ventanas de medio punto. En el segundo piso las ventanas van decoradas con tracería gótica. En el tercer nivel había una bóveda gótica y unos amplios ventanales con arcos de medio punto.

 

Hubo una crujía en el patio, que estuvo formado por dos plantas con arcadas. En el interior, destaca el salón de las Chimeneas, con tres arcos apuntados con tracerías en los ventanales. Arriba hay una espectacular galería con once arcos de medio punto. A todo esto hay que unir una heráldica muy amplia con los escudos de los arzobispos García Fernández de Heredia y de Dalmau de Mur y Cervellón. Además, existe un pasadizo aéreo que comunica el castillo con la iglesia de Santa María la Mayor.

El material utilizado para construir esta impresionante mole defensiva es la piedra, totalmente trabajada en sillares bien realizados y ordenados en hileras horizontales. Se hace extensivo este sistema tanto para los muros como para las torres que componen la estructura del edificio. El material se extraía de la propia montaña a la que está adosado el edificio.

 

El castillo fue restaurado en los años ochenta. Originalmente fue construido por orden de los obispos zaragozanos que habitaron en él durante un largo periodo de tiempo hasta la segunda mitad del siglo XVII en el que se abandonó, comenzando a partir de entonces su deterioro y su ruina. En 1931 fue declarado Monumento Nacional.

Historia
La reconquista de la plaza concluyó hacia 1170. El castillo actual empezó a construirse en el siglo XIV. Fue residencia de varias familias nobles como los Oteyza y los obispos y arzobispos de Zaragoza, siendo residencia ocasional de la reina aragonesa doña Leonor de Alburquerque y doña María de Castilla.

En el salón de las Chimeneas se celebraron las comidas de los asistentes a las Cortes de Aragón, que fueron convocadas por el rey Alfonso V en el año 1429. Las reuniones tuvieron lugar en la iglesia parroquial que había sido concluida recientemente.

Protección
Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.
Enlaces de interés y otra información:

 

(Click sobre la imagen para verla ampliada)


Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar